Trump lleva la hostilidad hacia Cuba a nuevas alturas.

Videos y suceso destacados.

Grupo de ciclistas cubanos residentes en EE.UU. recorrerán este verano muchas ciudades en ese país para manifestarse por un cese del bloqueo a Cuba.

16 de julio de 2020 – Tomado de Cubadebate. –

En Miami el 16. jun. 2017 cazando votos de exiliados cubanos.

16 de julio de 2020 – Tomado de Cubadebate. –

marti embajada

La actual política exterior de Washington hacia Cuba, que presenta la vil obsesión imperial de destruir la Revolución, siguiendo un guión de más de seis décadas de agresiones y fracasos, es parte de la proyección mundial reaccionaria de un gobierno que la propia prensa estadounidense describe como desesperada e inepta, con un líder arrinconado y defensivo, propenso a comportamientos autodestructivos.

La administración no ha disfrazado su furia y odio hacia Cuba desde la primera actuación del presidente electo Donald Trump en Miami, junto con secuaces de la dictadura de Batista, banqueros y veteranos mercenarios de la invasión en Playa Girón y la Fundación Nacional Cubano Americana, gángsters y otros notorios terroristas cercanos a congresistas anticubanos de Florida y Nueva Jersey, así como al vicepresidente Mike Pence y al secretario de Estado Mike Pompeo. Un liderazgo de extrema derecha que se identificó rápidamente con la moribunda mafia de Miami y trazó una horrible hoja de ruta para hostigar a Cuba, que Trump anunció ese mismo día:

“… Con vigencia inmediata, estoy cancelando el acuerdo completamente unilateral del último gobierno (de Obama -red.) con Cuba. Estoy anunciando hoy una nueva política, tal como lo prometí durante la campaña, y firmaré ese contrato justo en esa mesa en un momento “, afirmó, y más tarde leyendo el título del texto horrendo, dijo: “Así que esto dice: fortaleciendo la política de los Estados Unidos hacia Cuba. Y puedo agregar, fortaleciendo mucho. Así que esto es muy importante y observen lo que va a suceder”.

Lo que sucedió fue que el gobierno de los Estados Unidos le dijo descaradamente al mundo que estaba reviviendo la Doctrina Monroe en sus relaciones con América Latina y el Caribe, tratando a nuestros países no como iguales, sino como inferiores o marginales, e incluso como objetivos inminentes de agresión militar para eliminar gobiernos electos, con amenazas, ultimátums, bloqueos genocidas, sanciones, golpes de estado y saqueo.

Para Cuba, implementó un guión intervencionista y criminal de máxima intensidad, vinculado a su estrategia anti-Venezuela y la restauración neoliberal en el continente, apostando por el infame Memorando del Departamento de Estado del 6 de abril de 1960, que establece el plan para forzar al pueblo cubano que se rinda de “hambre y desesperación”. De ahí las acciones casi semanales para intensificar y escalar cualitativamente el bloqueo, osea una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos, según la Convención de 1948.

El plan incluía la activación de la ley Helms-Burton al pie de la letra, con un marcado impacto extraterritorial; persecución y aplicación de medidas no convencionales para evitar que las compañías navieras entreguen combustible a Cuba; la prohibición de viajes turísticos a la isla por ciudadanos estadounidenses y cruceros, suspensión de vuelos de los EE. UU. al interior del país; presión sin precedentes para terminar con las misiones médicas cubanas en varios países, fuga de cerebros organizada, denegación y no extensión de licencias para compañías estadounidenses para operar en Cuba, prohibiciones y restricciones sobre envíos de dinero, y cualesquiera acciones macabras que se le ocurran a la mafia de Miami y sus socios en la Casa Blanca.

En una mezcla de subversión económica, político-diplomática, ideológica, alistamiento de mercenarios, la agresión por los medios de comunicación y varios tipos de guerra no convencional, la administración de EE.UU. ha preparado el escenario para el negocio de la guerra contra Cuba, de la que se ganan la vida los congresistas anticubanos de ayer y hoy, así como un puñado de camaleones millonarios vinculados a las principales mafias. y organizaciones terroristas, que sin escrúpulos aprovechan los nuevos tiempos del macartismo y el fascismo de Trump, Pence y Pompeo, para ganar millones de dólares a costa de más bloqueos, odios y restricciones en un intento de destruir la Revolución desde adentro.

Pero el año bisiesto de Trump contra Cuba ha ido mucho más allá de lo tradicional, de acuerdo con su personalidad egocéntrica y sin sentido y un equipo asesor que ha ido de mal en peor, con el tipo de personas que entran y salen en medio de intrigas, escándalos y asuntos legales, procedimientos que durante la primera mitad de 2020 han promovido todo, desde vandalismo hasta terrorismo contra la isla.

El año comenzó con una cruda maniobra mediática para hacer creer a la gente que prevalecía un clima de inseguridad y violencia en Cuba. La profanación de bustos del héroe nacional de Cuba, José Martí, dirigida y publicitada desde Miami por anexionistas y mercenarios, recibió cobertura inmediata de varios medios de comunicación “alternativos”, al servicio de aquellos que insisten en orquestar campañas de difamación para difamar al país.

En abril, Cuba denunció el ataque terrorista con un rifle de asalto a la embajada del país en Washington, dejando más de 30 agujeros de bala en la fachada del edificio, y exigió al gobierno de los Estados Unidos una investigación rápida y exhaustiva, un enjuiciamiento completo del asaltante y seguridad y medidas para garantizar la seguridad de las misiones diplomáticas en su territorio, como se estipula en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961.

La respuesta de Washington ha sido más hostilidad, más bloqueo y más subversión, sorda a las demandas de la comunidad internacional de dejar de lado las diferencias políticas y eliminar las medidas coercitivas unilaterales, que violan el derecho internacional y la Carta de la ONU, y que limitan la capacidad de los estados para combatir efectivamente la nueva pandemia del coronavirus.

El 8 de mayo, el canciller Bruno Rodríguez Parrilla denunció a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) por agregar otros $ 2 millones para financiar ataques a las brigadas médicas internacionales de Cuba. Apenas un mes después, Marco Rubio y otros senadores republicanos presentaron un proyecto de ley para “castigar” a los países que firman acuerdos con el gobierno cubano para recibir este apoyo.

En lugar de gastar dinero para agredir la cooperación internacional y negar la atención médica tan necesaria de las personas, el gobierno de EE. UU. debería centrarse en contener el COVID-19 y salvar la vida de sus propios ciudadanos,

insistió el canciller Rodríguez en un tuit.

El ataque estadounidense apunta a los fundamentos, raíces, paradigmas, valores, principios, memoria, conquistas e historia de la Revolución Cubana. La guerra cultural que se libra contra nosotros, a través de todos los canales posibles y con gran intensidad en las redes sociales, afecta a todos los sectores de la sociedad, pero con un enfoque especial en aquellos vitales para el desarrollo económico, la salud, la defensa, la seguridad y el orden interno.

Estos son solo los programas subversivos más visibles y de las medidas måas draconianas. Entre 1997 y 2018, el Programa USAID Cuba aprobó unos 900 proyectos y actividades de naturaleza amplia, subversiva y contrarrevolucionaria, según un artículo del investigador Manuel Hevia Frasquieri.

Solo en los últimos cinco años, el número de programas ha aumentado a más de 500, lo que refleja un crecimiento exponencial, y es el resultado de la enorme ofensiva subversiva a la que nuestro país está sometido por las recientes administraciones estadounidenses. Obviamente, estos proyectos no se realizan abiertamente en Cuba. USAID y National Endowment for Democracy (NED), financiados por millones de dólares fiscales, están utilizando canales alternativos y encubiertos para eludir la respuesta de las autoridades cubanas. Hasta junio del año pasado, la administración Trump había asignado más de $ 22 millones para tales fines, según el sitio web del Proyecto Cuba Money.

Trump envía millones de USD por conductos ilegales para interferir apoyando a grupos de oposición en Cuba. ¿Cómo habrían reaccionado los EE.UU. si China, Rusia, Irán u otro país le hiciera lo mismo?

El 3 de julio, en un discurso electoral en el que Trump calificó como “nuevos fascistas” a aquellos que protestaban y cuestionaban el racismo, enfrentándose con su capacidad de mentir descaradamente y buscando aplausos de sus fanáticos seguidores, proclamó:

“Vamos a decir la verdad tal como es, sin remilgos: Estados Unidos de América es el país más justo y excepcional que jamás haya existido en la Tierra”

– No mencionó para nada los más de 130,000 ciudadanos asesinados por el COVID-19, el cuestionamiento de su liderazgo inexistente, tensiones sociales, una crisis económica imparable y protestas contra los asesinatos racistas proveniente de su policía.

Este discurso, pronunciado en un evento al que asistieron 7,000 simpatizantes sin máscaras ni distanciamiento social, en un día en que se reportaron 60,000 nuevas infecciones por SARS-COV2, alcanzando un total de 2,795,163, fue una burla, en primer lugar, de los estadounidenses, que tienen miedo y están desprotegidos en la situación actual. Fue un insulto también para las víctimas del exterminio estadounidense en Hiroshima, Nagasaki, Vietnam, Irak, Afganistán y Siria, así como para aquellos que resisten y mueren como resultado de bloqueos, sanciones y guerras encubiertas, y una ofensa a los miles de ciudadanos negros, latinos e indios americanos privados de sus derechos, sus tierras y sus vidas.

Sin embargo, si elogió a los grupos ultraconservadores y a la llamada derecha religiosa y se alentaron sus ataques contra otros, ya que ahora son su principal apoyo, afirma, ya que se queda atrás del candidato demócrata Joe Biden en las encuestas.

La agresividad verbal ha llegado a un grado extremo en la campaña electoral de los Estados Unidos y sus discursos lo confirma. Nadie escapa a sus insultos, que se ha convertido en una práctica habitual desde la campaña anterior. En esta última diatriba lanzó ataques contra todos: escuelas, maestros, estudiantes, periodistas, editoriales, periódicos, revistas, estaciones de televisión y radio, empresas y empresarios, activistas de derechos humanos, organizaciones que se oponen a la discriminación racial, a quienes incluyó en el grupo como categoría del nuevo fascismo de izquierda que “quiere derrocar a la Revolución Americana”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s