Cuando el capital nos ahorca.

Videos y sucesos destacados.

Autor: Tollef Hovig, 05/06/20 – Tomado de steigan.no
Traducción: C.Milton noruego.today.

Tollef Hovig (Nor.)

País tras país proporciona grandes cantidades de capital financiero para remediar las consecuencias de la crisis económica. ¿De dónde viene todo este dinero y cuál será el impacto en la sociedad de esta inyección de dinero, además del apoyo directo a las empresas allí y en ese momento?

¿De dónde viene el dinero?

Cuando lees las declaraciones de algunos expertos economistas en los medios de comunicación, puedes tener la impresión de que han encontrado un pozo de producir dinero para siempre. Construyen la idea de la siguiente manera; El Banco Central puede, al aumentar su balance general, crear tanto crédito o dinero como quiera. (Los billetes son una forma de crédito para el banco central y se registran como préstamos al público).

El Banco Central puede prestar este dinero al estado a interés cero, o tal vez a una tasa de interés negativa. El gobierno puede hacer esto creando bonos gubernamentales (documentos de préstamo) que el banco central compra, o de otras maneras. Luego, el estado usa este dinero para apoyar a las empresas, los salarios, etc. De esta manera, los países con su propio banco central pueden crear fondos para el apoyo cuando hay crisis. El Banco Central crea el dinero en su computadora, perfecto! (En Noruega, el dinero lo sacan del fondo petrolero, pero el resultado será el mismo).

Para los países que participan en el euro, no es tan fácil. Ya no tienen su propio banco central, sino dependen del Banco Central Europeo (BCE). Aquí como sabemos hay varios países con diferentes intereses que tienen algo que decir en el equipo. Ahora, el BCE va a aportar 500 billones de euros, que se prestan a una tasa de interés baja en los mercados de capitales, y no creados mediante la “impresión de euros”.

En los Estados Unidos, se habla de hasta U$D 3000 billones (alrededor de tres fondos petroleros noruegos) para ser inyectados en apoyo. Probablemente sea dinero prestado en parte y en parte “impreso”. Este mecanismo, donde el banco central puede crear crédito o dinero o aumentando su balance general y luego prestarlo al estado a interés cero, lo que ha llevado a algunos economistas a creer que el capitalismo realmente ha encontrado una fuente inagotable de dinero y que puede salvar al capitalismo para siempre.

Anteriormente, tal aumento en la oferta monetaria de un banco central habría llevado a una fuerte inflación en la sociedad, por lo que las ganancias se disolvían, pero eso fue antes, durante el monetarismo. Hoy en día, bajo el estándar de cuenta (los bancos privados crean crédito que prestan y depositan en la cuenta de aquellos que tienen una solicitud de préstamo viable) y ya no hablamos de inflación por esto. ¿Se ha encontrado una solución a la crisis del capitalismo o el aumento de la oferta monetaria cfea otras consecuencias?

Teoría de la crisis de sobreproducción.

Dentro de la tradición socialista ha habido una teoría de que el capitalismo conduce a una recurrente crisis de sobreproducción. La teoría es simplemente que el asalariado no recibe el pago completo por lo que ha producido. El capitalista se escapa con una parte de su salario como ganancia. Por lo tanto, los asalariados no tienen suficiente dinero para comprar todo lo que han producido, y las crisis de sobreproducción es el triste resultado. Ahora bien, esta teoría no ha resultado particularmente precisa, al mismo Marx tampoco le gustó. La razón principal de esto es que los propietarios de capital pueden invertir las ganancias en bienes de capital, los bienes de consumo no son la única opción. Mientras haya una demanda de capital, no hay problema para usar las ganancias. Desde la infancia del capitalismo, la situación ha sido una escasez de capital.

Encontrar bienes de capital en los que uno pudiera invertir y que obtuviera ganancias no ha sido un problema en las primeras etapas del capitalismo. Pero en la fase en la que estamos entrando ahora, la vejez del capitalismo, esto se ha convertido en uno de varios problemas. Aquellos que han hablado de crisis de sobreproducción repentinamente tendrán razón, pero no porque habrá una sobreproducción de bienes, sino porque habrá una sobreproducción de capital.

Sobreproducción de capital.

Como he explicado en artículos anteriores, el nuevo rol de un banco central ya no es imprimir dinero sino dejar a los bancos privados que emitan créditos lo que ha eliminado la causa principal de la inflación. Esto significa que uno ya no tiene un mecanismo que conduzca a una reducción del valor del capital.

A su vez, esto ha llevado a la construcción de enormes depósitos de deuda en los países de altos ingresos en los últimos 40 años, hasta 4-5 veces el PIB anual. Esta abundancia de capital financiero, una combinación de crédito creado y ganancias, ha llevado a una disminución en el precio del capital financiero (tasas de interés financieras) y partes de él ahora están en cero.

La segunda consecuencia ha sido que esta abundancia de capital financiero ha fluido al capital de riqueza (vivienda, parcelas, etc.) y al capital de producción (acciones, acciones en propiedades, edificios comerciales, etc.). Esta afluencia ha creado una demanda en constante aumento para estas formas de capital, con el consiguiente aumento de los precios. Estos altos precios (acciones, vivienda, locales comerciales, etc.) también han llevado a una caída de la tasa de interés para estas formas de capital, hasta el 1-2%.

Estamos en una situación de abundancia de capital financiero, tasas de interés financieras hasta cero y tasas de interés apenas positivas en la producción y el capital de bienes. El capital libre está cada vez más desesperado por encontrar oportunidades de inversión que puedan cumplir la gran visión del capitalismo: ganar dinero sin trabajar para ello.

¿Cuál será la consecuencia del apoyo a la crisis?

La crisis que estamos viendo ahora tendrá lugar principalmente en la producción de bienes y servicios. Resultará en una tasa de interés negativa sobre el capital de producción en su conjunto. Imaginemos que el capital de producción de un país es del 100%. Ha aumentado a través de un aumento de valor del 3% y ganancias del 1%, digamos un 4% al año. Luego, la entrada de capital financiero cesa y las ganancias del aumento de valor cesan. Luego viene la crisis y el 5% del capital de producción se declara en bancarrota, luego la nueva situación se convierte en 0% en aumento de valor, + 1% en ganancias, y – 5% de bancarrota, una reducción total, llamémosla tasa de interés negativa, de -4%. Tal tasa de interés negativa golpeará al capital financiero y capital de bienes.

Sin embargo, el apoyo estatal significa que estos funcionan mejor que el capital de producción. Quienes reciben apoyo pueden pagar préstamos bancarios (capital financiero) y alquileres (capital de riqueza) que a su vez se convierten en capital financiero. La consecuencia es un aumento adicional en la participación del capital financiero en las actividades de la sociedad en relación con la producción y el capital de bienes. Alimentará la sobreproducción de capital y mantendrá el valor del capital y el capital de producción (que no quiebra). El resultado del apoyo será, por lo tanto, un aumento en la cantidad de capital ya superflua que está buscando oportunidades de inversión con ganancias.

Sobre ser horcado por el capital en la vejez del capitalismo.

Muchas personas todavía están imaginando que lo que estamos pasando va a terminar, que el capitalismo es flexible y cambiante y que pronto se convertirá en lo que usted está acostumbrado. Olvídelo. Bueno, se recuperará en relación con el fondo de la crisis que se avecina, pero no hasta los niveles anteriores. Desde una perspectiva de 20-30 años, la situación económica se deteriorará rápidamente.

No es posible escapar de la fuerte depreciación del capital que se ha convertido en una sobreproducción. Tomemos los bienes raíces como un ejemplo. La disminución en la producción de bienes y servicios conducirá a una menor demanda de espacio comercial y de oficinas. Considere, por ejemplo, la bancarrota de una cadena deportiva que resultó en varios locales vacíos con el posterior problema para los propietarios de capital que perdieron el alquiler.

Esto demuestra lo fácil que es declararse en bancarrota. La crisis conducirá a más locales vacíos y el flujo de capital financiero en las otras formas de capital también se detiene, pero con el apoyo del estado aumentará nuevamente. Esta tendencia también llegará en el sector de la vivienda a medida que aumente el número de desempleados y se reduzcan los salarios.

La próxima crisis, por lo tanto, probablemente será una crisis financiera, un incumplimiento de la crisis crediticia, en oposición a la crisis actual. La necesidad de devaluar el capital financiero, sobre la base de los esquemas de apoyo actuales, será cada vez mayor. La necesidad de devaluar y poner renta negativa sobre el capital será mayor y mayor en todas las formas de capital, pero especialmente en el capital financiero en la próxima ronda.

Los países de altos ingresos han encontrado un mecanismo para posponer esto por más tiempo al aumentar la impresión monetaria del respectivo banco central, pero a la larga empeoran la situación al aumentar la sobreproducción de capital, lo que no evitará nuevas crisis. Será doloroso para todos, el capital perderá valor y la gente perderá ingresos. Lo que vemos hoy en los Estados Unidos es solo el comienzo de este desarrollo. La cuestión no es si vendrá o no este declive, sino cuando llegará y qué tan fuerte golpeará.


Ver nuestro artículo anterior:. “Colapso del petróleo y caída bursátil. ¡Prepararse para la gran tormenta!