Noruega, el reino de las tarjetas de crédito.

Los súbditos noruegos están amasando una deuda de unos 17 mil millones de dólares.

Los ciudadanos noruegos prefieren pagar con tarjetas de crédito en lugar de solicitar préstamos más bajos a sus bancos. Esto es sin duda una manera más cara e insegura para el cliente. Lo emitió el instituto de investigaciones del consumo interno de la población, Forbruksforskningsinstituttet, SIFO su sigla en idioma noruego.

El instituto (SIFO) revela muy claramente que tarjeta de crédito ocasiona los mayores problemas a aquellos que caen en la categoría deudores morosos.

Enorme crecimiento de préstamos de consumo con y sin hipoteca.
El estudio establece que la costumbre de los prestatarios noruegos es de gran volumen, y que son muchos los que pierden el control y no logran pagar sus débitos.

El 32 % de los encuestados en la investigación contestaron que tenían deudas morosas a la fecha. Queriendo decir que o bien ellos han sobre girado su cuenta corriente, o bien fallado a uno o dos préstamos de consumo y/o de la tarjeta de crédito.

En agosto del 2018 SIFO informó que el volumen de préstamos de todos los bancos en Noruega, cajas de préstamos privadas y estatales que otorgan préstamos a la población llegó a la sifra de 336,4 mil millones de dólares.

De acuerdo a la agencia noticiosa digital noruega “E24” se publicó en el registro de morosos (Gjeldsregisteret) en el mes de octubre 2018 que los ciudadanos noruegos deben en conjunto 170 mil millones de dólares. Lo que significa un aumento del 335 % los últimos 11 años.

El ministro de Finanzas, Siv Jensen, y el gobierno están muy preocupados de que tanto las familias como las empresas noruegas hayan tomado muchos préstamos durante el período en que las tasas de interés han sido bajas. Antes de que suban las tasas de interés, la carga se encuentra en un nivel históricamente alto. Foto: (Scanpix / Statsbudsjettet)

1 de 11 personas tienen problemas de cuentas morosas.
Los préstamos hipotecarios normalmente para comprar bienes, como propiedades, automóviles y enseres son del 50 %, mientras que los préstamos no hipotecarios por medio de las tarjetas de crédito son del 35 %.

El volumen de la deuda está concentrada en pocas personas. Aproximadamente unas 200 mil personas reúnen cerca del 60 % de la deuda de consumo. De este 60 % indica el 13 % que tenían 1 o varios préstamos hipotecarios. Sin embargo, los investigadores estiman que la deuda por préstamo no hipotecario es un problema para el 11 % de la población.

El préstamo de consumo es vergonzoso.
A pesar de que el pedir préstamos en Noruega es una rutina normal, muestra la investigación que hay mucha vergüenza relacionada con el préstamo de consumo. El 54 % se avergüenza de tener un préstamo
derivado de la tarjeta de crédito, y el 70 % lo hace del préstamo a plazo. Al otro lado, el 78 % de la población indican que el préstamo para la vivienda es mejor visto por la gente.

La tarjeta de crédito en sí goza de mejor fama que otras formas de pago. Esto se explica como ser más cómodo, flexible y con enlace a bonos y seguros diversos. El investigador Christian Poppe, quien tiene la autoría del informe de SIFO exclama: -Somos un país de las tarjetas de crédito-

Muchas personas hacen malabares con sus tarjetas de crédito.
Poppe agrega que el 87 % de los encuestados afirman tener más de una tarjeta de crédito. Son muchos más que en Suecia, nuestro país vecino, donde el préstamo de consumo es más común.

La mayoría de los noruegos pagan todo el préstamo en su fecha. Sin embargo el informe SIFO dice que el 28% de los prestatarios han acumulado una deuda recurrente. Osea que pagan el valor límite menor o bien menos de la cuenta de la fecha acordada.

Poppe afirma que este proceder indica una alarmante zona gris.
-Uno puede reponer mensualmente el dinero usado en cada tarjeta de crédito que tengas con un monto mínimo, sin que esto signifique que NO pagues. Sin embargo, si tienes varias tarjetas y las pagas de esta manera, entonces estás haciendo malabarismo!-

Y esto lo saben muy bien los bancos, que para ellos es un excelente negocio, pues te aplican rentas más altas.

La investigación de SIFO demuestra también que la tarjeta de crédito es un producto bancario que muchos creen se puede controlar mejor, es más visible y con menor costo que un préstamo a plazo definido. Esto, según los investigadores NO es así. -Con la tarjeta de crédito, no importa qué nombre tenga, puedes hacerte de una deuda mayor en corto tiempo. Al contrario, el plan de pago de un préstamo a plazo determinado en el calendario es lo más seguro- nos dice el sr. Poppe. -Miremos a Inglaterra, donde los estudios a esto mismo muestran que un plan de pago fijo es lo mejor, debido a que este es más visible y controlable para aquellos que no son buenos para manejar su economía. Que los planes de pago a plazo determinado sean vistos como “lo peor”, es algo erróneo.-

Si bien es cierto que los noruegos están amasando una gran deuda, no es casual. Es claramente resultado de la misma política neoliberal.
Donde la gente común y corriente cae en la trampa configurada por el capitalismo internacional, donde la gente va y se esclaviza casi voluntariamente.

Los bancos e instituciones arrojan el dinero tras los clientes sabiendo el riesgo del no pago. Porque cuando hay una crisis financiera, no son los bancos ni la oligarquía propietaria quien pierde, sino los ciudadanos todos, con sus pensiones, trabajo, ahorro, seguridad social y hasta con su vida.

Un ejemplo clásico de la situación de endeudamiento y empobrecimiento
lo vemos en Chile, donde la población se ha rebelado contra un sistema
pro neoliberal importado desde los EE.UU. donde la pobreza crece, resultando en más de 40 millones de sus habitantes viviendo en la miseria.

En Chile los estudiantes se movilizan y protestan por la brutal represión del gobierno neoliberal de S. Piñera.




¿Le agradó este blog? ¿Desea apoyar nuestro trabajo de escritores frilans? Y por favor comparta este artículo. Muchas gracias!

Debates y ponencias de temas sociales, política, economía, arte, movimientos populares, clima, ciencia, género, historia, traducciones y mucho más. Ponga Ud. la cantidad; gracias!

$1.00