¿Cómo será el fascismo venidero?

Videos y sucesos destacados.

De: steigan.no – 10. Agosto 2020 – Trad.: C. Milton noruego.today.

Hace 98 años que el partido fascista italiano Partito Nazionale Fascista organizó la llamada “Marcha contra Roma” y llevó a cabo un golpe fascista en Italia bajo el liderazgo de Benito Mussolini. Han pasado 87 años desde que Adolf Hitler y su Partido Nacional Socialista Obrero Alemán PNSOA llevaron a cabo su golpe de Estado en Alemania.

Y han pasado más de 81 años desde que Francisco Franco declaró la victoria en la Guerra Civil Española y estableció una dictadura fascista en España. Los movimientos fascistas tenían mucho en común, aunque no eran idénticos. Cuando los nazis llevaron a cabo su golpe de Estado en Alemania, los fascistas italianos ya llevaban en el poder más de diez años. El fascismo como ideología y programa se originó en Italia, y es muy posible estudiar los documentos, declaraciones y prácticas del fascismo para ver qué representaba.

La palabra fascismo se deriva de fasces, que era un símbolo de poder en el Imperio Romano. Era un montón de varillas atadas con un hacha al centro. Los palos o varillas simbolizaban el derecho del funcionario a ordenar latigazos. El hacha simboliza la pena de muerte. Esto muestra hasta qué punto la autoridad y la violencia son fundamentales para el fascismo. Benito Mussolini creía que si bien el siglo XIX había sido el siglo del socialismo y el liberalismo, el siglo XX debería ser el siglo del Estado totalitario y violento.

La sociedad debe militarizarse.

Mussolini reconoció que los sindicatos habían jugado un papel histórico importante, pero en el fascismo la lucha de clases iba a ser reemplazada por la “cooperación de clases”. Los trabajadores, jefes y propietarios debían organizarse en corporaciones de arriba a abajo. Estas corporaciones a su vez estarían subordinadas al estado fascista autoritario. Los sindicatos fuera de las corporaciones debían prohibirse.

El estado fascista debía abarcar todo y cuidar todos los aspectos de la vida de sus súbditos, desde lo espiritual hasta el deporte, la cultura, el trabajo y la economía. Los ciudadanos debían mostrar disciplina y obediencia. A cambio, el estado fascista sería un estado social, que proporcionaría bienestar, educación, vivienda, atención médica, etc. Mussolini quería restaurar la grandeza del Imperio Romano, y es fácil de ver en todos los símbolos y proclamas.

Esto también incluyó un revanchismo para retomar áreas que Italia había perdido en el curso de la historia, como la Riviera francesa, incluida Niza, Córcega, Ticino en Suiza, la costa dálmata en Yugoslavia, Malta y algunas más. En este sentido, el fascismo fue ultra nacionalista, pero esta característica no lo distingue de otros imperialismos contemporáneos. (Recordemos que en ese momento Gran Bretaña gobernaba gran parte del mundo y lo veía como su derecho natural). En la política familiar, el fascismo fue fuertemente patriarcal. Las mujeres recibieron apoyo del gobierno para quedarse en casa y dar a luz a sus hijos.

Resumen de algunos puntos principales del fascismo:

  • Un estado autoritario, violento y militarizado.
  • Colaboración de clases en lugar de lucha de clases.
  • Un estado corporativo con una fusión de arriba hacia abajo entre el estado y la comunidad empresarial.
  • Un estado patriarcal y omnipresente.
  • El principio de liderazgo. Mussolini se vio a sí mismo en el papel de un emperador romano, Il Duce, el príncipe.
  • Modernismo y futurismo, los fascistas se vieron a sí mismos como una fuerza modernizante.
  • Una familia patriarcal, anti homosexualidad,
  • Vengador, imperialista, nacionalista y racista.
  • Antidemocrático
  • Antiliberal
  • Antisocialista
  • Anticomunista.

El fascismo fue una respuesta a los conflictos de clases contemporáneos. Era una posible solución a los problemas del capitalismo. Para reprimir la lucha de clases y prevenir una revolución socialista mientras se revitalizaba el capitalismo italiano, el fascismo encontró la solución en un estado corporativo, omnipresente y autoritario.

El fascismo estaba ante todo a favor de los grandes capitalistas de la industria y de los grandes terratenientes y latifundistas. No fue una coincidencia que el mayor capitalista industrial de Italia, Giovanni Agnelli dueño de la Fabrica FIAT, fuera un firme partidario del fascismo y se beneficiara de él.
Los fundamentos del fascismo son un estado autoritario, violento y militarista, anti-clase trabajadora, lucha anti-clases, anti-democracia e imperialista. Uno de los antifascistas más importantes de la historia, Georgi Dimitrov, dijo en su informe al VII Congreso Mundial de la Internacional Comunista en 1935:

El fascismo es el poder propio del capital financiero. Es la reorganización de la opresión terrorista sobre la clase obrera y el conjunto revolucionario de los campesinos y la intelectualidad. El fascismo en política exterior es chovinismo en su forma más brutal, que cultiva un odio patológico hacia otros pueblos. Este carácter real del fascismo debe ser especialmente enfatizado porque, al esconderse detrás de la demagogia social en varios países, el fascismo ha tenido la oportunidad de apoderarse de las masas de la pequeña burguesía que han sido expulsados de su ambiente, incluso también ciertos estratos de los más oprimidos del proletariado, cosa que nunca habrían seguido al fascismo si se hubieran dado cuenta del verdadero carácter de clase y su verdadera naturaleza.

El fascismo es la dictadura irrestricta del capital financiero.

El fascismo no es principalmente algo que provenga de algunos grupos uniformados tragicómicos que adoran los símbolos fascistas del pasado. El fascismo surge de la necesidad de las grandes empresas de oprimir a la clase trabajadora y al pueblo, y para librar sus guerras imperialistas.

Algunos críticos del fascismo prestan demasiada atención a la estética del fascismo. Se imaginan que un nuevo fascismo utilizará la misma estética o una similar. Se trata de un grave error, y nos puede costar caro si nos dejamos distraer de esta forma. El fascismo es como un camaleón. Cambia de forma y color según sea necesario. La expresión de la forma fascista en las décadas de 1930 – y en ese año fue donde se capturó a las corrientes de las que el fascismo necesitaba nutrirse. (Vea abajo el póster de la película Triumph des Willes de Leni Riefenstahl).

Trad.: El triunfo de la voluntad.

La estética del fascismo es solo superficial.

Los opositores a los fascistas, los socialdemócratas y los comunistas también utilizaron la estética y los elementos de forma que podrían parecerse. Pero su política era más o menos diametralmente opuesta.

“No mal interpreten: el viejo fascismo también existe, y hoy es más fuerte en Ucrania, donde los colaboradores nazis de los días de la guerra se han convertido en héroes nacionales. Pero no son ellos los que quieren conquistar el mundo”.

Si vamos a prepararnos para reconocer el fascismo venidero, debemos darnos cuenta de que encontraremos su estética en los elementos de forma y línea que se popularizan, ya no en lo que era hace cien años. Por lo tanto, lo más seguro es que el nuevo fascismo se verá completamente diferente del anterior.

La dictadura irrestricta del capital financiero está en marcha desde hace algún tiempo. Ernst Wolff, periodista, autor y comentarista habitual del Deutsche Wirtschafts Nachrichten, escribe:

Si solo se mira la expansión del poder que ha ganado el complejo económico digital en los últimos tres meses, tenemos que admitir que ha ganado tal fuerza que sobrepasa con creces al complejo industrial-militar, al que el presidente estadounidense Eisenhower se refirió en su discurso en 1960.

“Los tres sospechosos comunes” controlan también la industria armamentista, la industria farmacéutica, las marcas, la agroindustria y la industria de los medios. Su poder es mayor que el de cualquier poder capitalista anterior en la historia, y este poder crece cada día”.

Y hemos demostrado que va más allá de lo que se cree:

Los príncipes financieros tienen más poder personal que casi cualquier otra persona en el poder a lo largo de la historia. Pueden comandar estados, organizaciones internacionales, pueden comprar a los políticos y organizaciones que necesitan, y siempre tienen buena difusión informativa – porque son dueños de los medios.

Por eso también sabemos mucho sobre cómo se comportará su dictadura. Si te impresionó la Stasi de Alemania del Este, te encantará el maravilloso mundo nuevo de estos multimillonarios. De sus propios documentos sabemos lo siguiente:

“Quieren abolir el dinero efectivo e introducir moneda totalmente digital controlada por ellos mismos. Por lo tanto, tendrán control total sobre todo lo que hacen los ciudadanos, qué compran, donde compran y si obtendrán crédito para comprar algo. Por medio de moneda electrónica, preferiblemente controlada a través de un chip debajo de la piel o de otro modo, a través de identificación digital y a través de redes sociales, sabrán todo sobre ti, sobre tu salud, sobre tus amigos, tus costumbres – buenas y malas- tus pensamientos, actitudes y emociones. Controlarán toda la prensa y todos los medios, y lo que no se adapte a su dictadura será puesto en la lista negra y desaparecerá en lo que Orwell llamó “el agujero de la memoria”. Toma y reúne las novelas de 1984, Wonderful New World y Oryx and Crake, y tendrás una idea de lo que se trata. O puedes leer las propias visiones de ellos en el sitio web del club de multimillonarios: el Foro Económico Mundial:

Cuidado con el Gran Reinicio.

A través de las redes sociales, controlarán el estado de ánimo entre las masas hasta el más mínimo detalle. Te harán querer seguir sus órdenes y sentirás que este deseo viene de tu interior, de ti mismo. Si obtienen lo que quieren, controlarán nuestros genes, tal vez incluso patenten algunos de ellos y por supuesto, nuestra reproducción.

El viejo fascismo quería proteger la familia patriarcal sujeta al estado, pero el nuevo fascismo disolvería completamente la familia y nos haría átomos sociales flotantes y fácilmente controlables.

Quieren reducir los parlamentos nacionales a unos cuerpos ceremoniales completamente insignificantes sin poder. Los ministerios de hacienda y los bancos centrales estarán sujetos a ellos. Tendrán control sobre todos los recursos estratégicos y los utilizarán a su propio antojo. Si quieren la guerra, comprarán políticos y organizaciones no gubernamentales (ONG) que inciten a la guerra. Si quieren una caza de brujas, tienen toda la propaganda que puedan necesitar a su disposición. Y no necesitas ser adivino si adivinas que se presentarán como ecológicos, progresistas y orientados al futuro, porque ya lo hacen. Naturalmente, toman conceptos y expresiones que tienen apoyo popular, no significa que en la realidad no sean ni verdes, progresistas ni orientados al futuro.

En el fondo, este será el nuevo fascismo, es decir, la dictadura irrestricta del capital financiero. ¿Es constructivo llamarlo fascismo? Al menos es útil, porque ayuda a ver el carácter de clase y el contenido dictatorial del programa de los multimillonarios. Pero en la forma, el nuevo fascismo difiere tanto del antiguo que probablemente surgirán nuevos conceptos para caracterizarlo. Por el momento, es suficiente damos cuenta de lo que es este monstruo y que seremos significativamente mejores combatiéndolo, porque esto es muy serio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s