“La rebelión de las élites y la traición a la democracia”.

Videos y sucesos destacados.


Por steigan.no – 15. Junio 2020 – Traducción: C. Milton – noruego.today
Algunos enlaces en otros idiomas.

Yates caros, aviones privados y paraísos fiscales son palabras clave para la nueva élite. Foto superior: Shutterstock.

Los mega multimillonarios quieren devastar los estados nacionales y reformar al mundo a su propia imagen. Su programa no es secreto, pues se publica en el sitio web del club de multimillonarios llamado “Foro Económico Mundial”. Antes solían llamarlo “La Iniciativa de Rediseño Global”, y ahora se llama “The Great Reset”, que se trata de cómo las corporaciones multinacionales tomarán el control político en todo el mundo.

La rebelión de las élites.

Para los multimillonarios, que operan en todo el mundo, a través de todas las fronteras, el estado nacional es un anacronismo, una reliquia del pasado de la que quieren deshacerse o al menos reducir a una insignificancia. Este proceso ya lleva unas décadas y hoy puede ser útil retomar un libro publicado en noruego por la editorial de Pax en 1996. Se titula “La rebelión de las élites y la traición a la democracia” y está escrito por el autor estadounidense e historiador Christopher Lasch. El título del original es “The Revolt of the Elites: And the Betrayal of Democracy”.

Lasch escribe que ha crecido un abismo entre la élite de los Estados Unidos y el resto de la sociedad. Lo que luego observa es cómo el 20 por ciento más rico de la población de los Estados Unidos se ha alejado del resto y ha ganado una riqueza y un estilo de vida que los distingue por completo de las clases trabajadoras tradicionales.

También difieren de la ciudadanía tradicional y urbana. Para la nueva élite, el mundo entero es su patio de recreo. Son turistas en su propio país, escribe Lasch. Se ven a sí mismos como “ciudadanos del mundo, pero sin aceptar ninguna de las obligaciones que generalmente conlleva la ciudadanía”.

Están vinculados a una cultura internacional de trabajo, el ocio y la información, y muchos de ellos son completamente indiferentes a la perspectiva de un declive nacional. En lugar de financiar servicios públicos, las nuevas élites están invirtiendo en el desarrollo de sus guetos privados, escuelas privadas, policías privadas y hospitales privados. Simplemente se rebelan contra el resto de la sociedad.

Aquí Lasch describe una visión del mundo que se aplica no solo a los multimillonarios, sino que tienen en común con el 20 por ciento más rico en las nuevas capas de consultores, trabajadores de los medios, periodistas, tecnócratas y académicos. Y si miramos el mundo de hoy, vemos que el programa globalista de los multimillonarios reluce cada vez más menos en estos grupos.

Miran de reojo y desprecian a los trabajadores tradicionales y todas las formas de valores nacionales que consideran reaccionarias y maduras ya para el basurero de la historia. Pero Lasch también dice que esta nueva clase media será capturada por la dinámica económica. Pronto vivirán en tan malas condiciones como las clases que desprecian.

Han devorado la noción de movilidad social y tienen una entusiasta creencia de que este maravilloso mundo nuevo es para ellos, pero como ya demostró Lasch, las oportunidades de movilidad social hacia arriba ya se estaban agotando hace un cuarto de siglo atrás.

El poder de las corporaciones.

Los que controlan el flujo global de capital son los que tienen el poder real. Esto se aplica a los propietarios y administradores de las corporaciones multinacionales, pero también se aplica, escribe Lasch a quienes dirigen instituciones filantrópicas y tienen control sobre la educación superior y la producción cultura.

Así el debate político también se aferra en las élites dominantes y sus ideologías pierden todo contacto con la gente común. Y la élite está protegida de los problemas que afectan al resto de la sociedad: declive industrial, desempleo, aumento de la pobreza, delincuencia, etc.

Durante años steigan.no ha descrito cómo esta estrecha cúpula de personas ultra ricas ha surgido como algo que puede describirse como una clase separada, una clase capitalista transnacional. Podemos verlo muy bien en el informe de riqueza global, que el gran banco Credit Suisse actualiza cada dos años.

Aquí vemos que el 0.8 por ciento de los habitantes del mundo, 42 millones de personas que controlan el 44.8 por ciento de todas las propiedades, mientras que casi el 64 por ciento o 3.2 billones de personas en total poseen el 1.9 por ciento.

Si vamos un poco más allá y miramos la parte superior de la pirámide, los 42 millones, también se dividen bruscamente: Aquellos que tienen un capital invertible de más de U$D 50 millones son solo 150,000 personas o 0.002 por ciento de la humanidad. Pero incluso entre ellos hay una distinción. Los ultra ricos que tienen un capital invertible de más de U$D 500 millones. El Credit Suisse escribe que son 4.390 personas.

Esto es el 0.00006 por ciento de la humanidad, y es aquí donde reside el control real del capital. Tienen tanta propiedad, tanta fortuna y tanto poder que pueden desafiar a los estados nacionales y dominarlos. Y los más ricos, los multimillonarios de la talla de Jeff Bezos, Bill Gates y Warren Buffett tienen fortunas que son aproximadamente 200 veces más como los que apenas aparecen entre esos 4.390.

Un hombre como Larry Fink no está en la lista de los más ricos, pero a través de BlackRock controla un capital de más de U$D 20 billones o bien de 20 trillones de dólares si prefiere decirlo así, lo que está a la par con el PIB de un año de los Estados Unidos.

El monstruo de Wall Street. ( En francés)

Para este estrato de multimillonarios la democracia no tiene ningún interés. Son dueños de todo, desde los bancos e instituciones financieras que prestan dinero a los estados nacionales hasta la industria de armas, los medios, los gigantes de la tecnología y la industria farmacéutica.

No pueden ser bloqueados por ninguna frontera ni por ninguna ley nacional. Para ellos solo son sus propias leyes las que valen. Y a través de su control sobre los medios de comunicación, la industria del cine y la producción de ideologías, controlan el pensamiento, especialmente en los estratos sociales de aproximadamente el 20 por ciento de la población mundial sobre la que Lasch escribe .

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s