Julian Assange: la historia de una violación y el regreso a la Edad Media.

Videos y sucesos destacados.


Manifestación en Londres 22 de febrero de 2020. Foto: Shutterstock.

Por Fredrik Heffermehl.
Este artículo ha sido publicado en el periódico noruego Klassekampen y también como una publicación en el blog de Ivar Johansen, (en noruego) y en steigan.no

“En el caso contra Julian Assange, los Estados Unidos, al igual como los príncipes medievales, utilizan el poder judicial como herramienta política. Una extradición a los Estados Unidos será un abuso de dimensiones históricas y cambiará el rumbo del orden legal civilizado tal como lo conocemos ”, escribe Fredrik Heffermehl, entre otros.

Fredrik Stang Heffermehl es un abogado noruego, autor y activista por la paz. Heffermehl ha sido vicepresidente de la Oficina Internacional de la Paz. Es además presidente honorario y ex presidente del Consejo de Paz de Noruega y ha presidido el comité internacional Vanunu.

Usemos nuestra imaginación: ¿Qué pasaría si la ministra de Estado de Noruega Erna Solberg (Partido de Derecha), le hubiera enviado un mensaje al Fiscal General de que un político determinado recibió una sanción demasiado severa o indulgente? En Noruega, habría una gran ola de protestas contra tal chapuza que rompe el pilar constitucional, la distribución del poder y los roles del gobierno.

Los abogados y jueces estatales deben ser independientes y cumplir con las leyes, no pueden usarse políticamente para enviar oponentes a mazmorras oscuras, como lo hicieron los príncipes feudales en la Edad Media.

¿Qué pasaría si Solberg hubiera llamado al primer ministro Skvernelis en Lituania y le pidiera que fuera a la televisión y le dijera al mundo que Lituania está iniciando una investigación sobre el político noruego Jonas Gahr Støre del Partido Laboral (Arbeiderpartiet)? ¿Y luego hubiese proclamado en el congreso noruego (Storting) que todo esto está bien? Todos lo estamos viendo, este es un mundo de fantasía criminal.

Pero no para Julian Assange. Para él, el enjuiciamiento político arbitrario es una realidad sangrienta: los fiscales suecos mienten con cargos de violación inventados contra él.

Los fiscales británicos presionan por correo electrónico privado a sus colegas suecos para mantener los cargos: “No se atrevan a retirar la orden de arresto”. Se presiona a Ecuador para que transmita directamente a la CIA imágenes de audio y video de Assange en la embajada, de todo lo que hace, durante todo el día. Ecuador rompe el derecho de asilo, abre sus puertas y deja que la policía británica se lleve a Assange, y que la CIA se lleve sus papeles y equipo informático.

Difícilmente se comprende cómo se ha cometido aquí un abuso de autoridad inaudito e indignante. Afortunadamente, un reportero de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, que sabe sueco, ha podido ver el engaño de la policía sueca y ha condenado inequívocamente que cuatro naciones se han unido para aplastar a un periodista por sus revelaciones únicas, como se muestra a fondo en la serie de artículos de Classroom, incluida la entrevista con Melzer el 20 de febrero.

Julian Assange no ha hecho nada más que lo que todos debemos hacer, tratar de evitar que los estados cometan crímenes de guerra. Con su extraordinario talento en tecnología informática, ha sido pionero en el periodismo innovador con resultados e importancia incomparables: revelando delitos estatales graves.

Crímenes de guerra al descubierto.

La superpotencia estadounidense no quería castigar a sus propios criminales de guerra y corregir sus acciones; en cambio, cientos de personas han sido puestas para perseguir al ‘denunciante’ Assange y dejar en claro a todos, especialmente a los periodistas del mundo que cualquiera que descubra los crímenes militares estadounidenses será perseguido/a hasta el fin del mundo y de su vida.

Por lo tanto volvemos a la Edad Media. El poder judicial nuevamente se usa políticamente y peor que nunca. Ahora no se debe temer al ‘príncipe’, sino a la interacción oculta de los servicios secretos en todo el mundo occidental.

Los tribunales de todo el mundo están siendo dominados en casos que involucran intereses militares y nacionales. Estados Unidos abusa del poder, como los príncipes feudales, abiertamente, sin vergüenza. Eso es lo que acabamos de ver en las audiencias judiciales de los Estados Unidos. Trump fue acusado de actuar injustamente contra un rival en las próximas elecciones. Esto fue cubierto por la prensa mundial como un ‘asunto interno estadounidense’.

Para los somnolientos medios informativos noruegos era este ‘solo’ un tema político americano. ¿No entendieron lo que significaba el asunto para nosotros viviendo aquí en Noruega?

¿Es la prensa noruega tan pro estadounidense que cree que considera evidente y perfectamente aceptable que los Estados Unidos presionen a los líderes políticos de otros países para que usen su aparato legal como lo desean los Estados Unidos? ¿Cuál será el resultado de esto para la independencia e integridad de los tribunales, y también la seguridad jurídica y los derechos humanos, en todo el mundo? Assange es el principal y peor ejemplo, hasta ahora.

Afortunadamente, Noruega está en la OTAN, muchos pensarán. “Estados Unidos es nuestro principal amigo, esto no nos afecta”. Pero los británicos, que están sacrificando todos los principios para ayudar a Estados Unidos contra Assange, ¿no están también en la OTAN? ¿Y también se arrodilla Suecia porque desea unirse a ese conglomerado de guerras?

El caso de Julian Assange es una ilustración extremadamente cruda y clara del regreso a la Edad Media, y una alarmante advertencia de lo que al mundo le espera.

Nosotros, los que vivimos en Noruega, nuestro gobierno, nuestros tribunales, y los medios de comunicación, debemos pensar cuidadosamente sobre cuán robusto es nuestro sistema legal ante la extorsión geopolítica.

Assange merece agradecimientos y recompensas, preferiblemente un Premio Nobel. “Como abogado, he interpretado la voluntad del Nobel. Hace unos días, en Nobel Peace Prize Watch, lo propusimos como adecuado para el Premio de la Paz 2020 en una nueva página de Facebook. Assange ha desafiado la superstición en materia de seguridad por medios militares, y de lo que debería tratarse el Premio Nobel de la Paz, y es por esto odiado por el complejo militar-industrial. Ellos NO deben tener éxito en su vil venganza.

Una extradición a los Estados Unidos sería un abuso de dimensiones históricas y anunciaría el fin del orden legal civilizado tal como lo conocemos”.

Entre otros el Premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel ha propuesto a Julian Assange candidato al Premio Nobel 2020.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s