Tertulia de criminales de guerra en Oslo.

Autor: steigan.no (algunos enlaces en otros idiomas)

Tanto la alianza política noruega de ‘rojos y verdes’ (centro izq,) como los ‘azules’ (derechas) han dado cientos de millones de dólares -dineros fiscales- para la Fundación Clinton. ¿Por qué?

Hillary Clinton se sentó a la mesa el 8 de marzo de 2019 con los jerarcas del Partido Laboral (Ap) sr. Jonas Gahr Støre, y sras. Anniken Huitfeldt y Hadia Tajik. El periódico de Oslo VG les dice a sus lectores ‘que la tertulia fue muy agradable’.

Lo que no es tan agradable es que Hillary Clinton, en lugar de sentarse a cenar con Støre, deberían ambos estar sentados en el banquillo de los cusados en un tribunal en una corte internacional de crímenes de guerra.

Los dos están entre los principales responsables de la guerra ilegal contra Libia que destruyó al que era el país más próspero y funcional de África, y así convertirlo en un infierno. Permitiendo entrada a los yihadistas, pandillas criminales y traficantes de esclavos. Recordemos el espantoso momento en que Hillary Clinton se alegró vivamente por la muerte de Gaddafi después de haber sido violado con bayoneta y asesinado como un cerdo por nuestros aliados en Libia.

“Llegamos, miramos, y murió”

Un Gaddafi herido rodeado de rebeldes. Luego fue sacrificado como un cerdo.

La guerra de Libia fue la guerra de Hillary Clinton.
Grabaciones secretas muestran que Hillary Clinton, que entonces era la Ministro del Exterior de EE. UU., organizó su propio manejo para lanzar la guerra contra Libia en 2011, mientras que los jefes del Pentágono hacían contacto directo con el gobierno de Gaddafi para tratar de encontrar una solución pacífica. La desastrosa guerra destruyó a Libia y la convirtió en un refugio para las milicias yihadistas. Como sabemos, el gobierno rojo-verde noruego se lanzó de cabeza a la guerra que Hillary Clinton deseaba.

Fue el periódico The Washington Times el que obtuvo la grabación que muestra que las personas clave en el Pentágono no se fiaron de la información que recibieron de la Ministro de Relaciones Exteriores Clinton y su ministerio. Por lo tanto, ellos hicieron contacto directo con el régimen de Gaddafi para intentar evitar que la situación se intensificara.

Según el periódico, las grabaciones han sido verificadas por los participantes y entregan conversaciones entre las personas del Pentágono y el hijo de Gaddafi, Seif Gaddafi, y otro líder libio. El Jefe del Estado Mayor Conjunto del Comando de los EE. UU. tampoco confió en los informes del Departamento de Estado, y un alto funcionario de allí dijo algo más tarde a un representante de Gaddafi: “Ud. debería haber visto los informes que el Departamento de Estado envía al Congreso. Están llenos de chismes muy, pero muy estúpidos.

Hillary Clinton difundió la idea de que Gaddafi estaba preparando un genocidio para su propia gente, y con esta narrativa logró convencer a Barack Obama y la OTAN de que era correcto ir a la guerra para prevenir el genocidio. Ella y el Ministerio del Exterior repetidamente hicieron un paralelismo con el genocidio en Ruanda, donde murieron casi un millón de personas. Pero no había informes de inteligencia que indicaran que en Libia se preparaba un genocidio.

Seif Gaddafi tuvo varias conversaciones telefónicas con representantes de los Estados Unidos y comparó la campaña de Clinton con la de George W. Bush y las supuestas armas de destrucción masiva en Irak, que no existían, pero que se utilizaron como pretexto para la desastrosa guerra contra Irak.

En mayo de 2011, Seif Gaddafi le dijo a Dennis J. Kucinich, un demócrata y congresista de Ohio: “Estas son nuevamente las armas de destrucción masiva de Irak. No hay aviones libios que estén bombardeando manifestantes o distritos en Trípoli o matando a miles. Estos son informes falsos “.

Seif Gaddafi advirtió a los oficiales americanos que EE.UU no estaban apoyando a los rebeldes libios, sino a los “mafiosos y terroristas yihadistas”.

El congresista Kucinich dice en una entrevista con el Washington Times que “tenía pruebas que indicaban que Estados Unidos estaba entrando nuevamente en una intervención que sería desastrosa”. El 24 de agosto de 2011, escribió una carta a Clinton y Obama donde dijo que a través de un intermediario en Libia había recibido una propuesta de Gaddafi para lograr una solución negociada. La Casa Blanca y el Departamento de Estado nunca respondieron la carta.

Trad.: – Si la guerra contra Irak fue ilegal, como lo afirma Kofi Annan, ¿qué cosa fue el bombardeo a Libia-? expresó el ex-primer ministro noruego Thorbjørn Jagland.

Yo acuso a Hillary Clinton quien instigó a Stoltenberg y Støre para que bombardearan Libia.

(Pål Steigan, autor de este artículo)
En una serie de artículos he tratado de averiguar qué sucedió en el aparato central del gobierno de Noruega antes del 19 de marzo de 2011 cuando Jens Stoltenberg (ex-primer mandatario de Noruega y hoy secretario grl. de la OTAN), declaró que Noruega debería ir a la guerra contra Libia. He escrito a la oficina del Primer Ministro, al Ministerio de Defensa y al Storting (Parlamento de N.) y he pedido ver la decisión que dio pié a esta declaración. Después de que el ‘Comité Petersen’ presentó su “informe revisado”, está bastante claro que no hubo tal decisión. Stoltenberg y Støre fueron a la guerra contra Libia sin una decisión en el Storting y el gobierno.

La probabilidad sugiere que fue entonces la Ministro del Exterior de los
EE. UU., Hillary Clinton, quien instigó a que lo hicieran, e indujo a Støre quien era ministro del exterior, a pasar de pacifista a guerrerista en un instante.

noruego.today tiene una gran cantidad de artículos sobre la guerra de Libia.

Una conexion corrupta.
Junto a Arabia Saudita, Noruega fue el país quien más contribuyó a apoyar a la corrupta Fundación Clinton con miles de millones. Y Jonas Gahr Støre fue uno de los más destacados entre los que desembolsó millones de dineros fiscales noruegos a las arcas de la familia Clinton.

En los Estados Unidos, estas transferencias de dinero a Clinton se llaman “pay and play”, es decir, ‘pagar para ganar’ influencia con el que se cree que será el presidente de Estados Unidos. Resultó muy claro que los pagos al fondo Clinton se redujeron en un 88 por ciento luego de que Hillary Clinton perdió la elección.

El FBI investigará la Fundación Clinton.
Corrupción al estilo noruego: Hillary Clinton recibió millones de dólares de parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega después de la conversación con Støre.
La Oficina del Auditor General de Noruega debería, si fuera consistente, investigar estas transferencias de dinero de los ministros noruegos
J.G. Støre y Børge Brende y escuchar las afirmaciones de que esto debe considerarse como corrupción.

Nosotros nos damos cuenta de que a un político estadounidense de renombre le gusta venir a Noruega para que los genuflectos admiradores le rindan homenaje. Y nos damos cuenta también de que la admiración de Støre por Clinton es tan sumisa como antes.

Lo que no comprendemos es por qué alguien en Noruega todavía quiere ir al gobierno con Støre y llamarlo un proyecto de izquierda.

Un comentario en “Tertulia de criminales de guerra en Oslo.

  1. Pingback: Tertulia de criminales de guerra en Oslo. — noruego.today | Alejandro Valle Baeza

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s